La aseguradora alemana Allianz ha acordado abonar 6.000 millones de dólares (5.690 millones de euros) con el objetivo de zanjar la investigación por parte de la Comisión de Bolsa y Valores de Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés) de un fraude multimillonario que cometió en una serie de fondos denominados ‘Structured Alpha’.