El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, quiere abrir este año el ‘melón’ del despido en el diálogo social y, aunque prevé encontrar «resistencias» en la CEOE, «espera que sea sencillo» convencerla de que el despido tiene que tener unas causas «claras».