Su última adquisición en Escocia por 237 millones supone casi un tercio de lo que percibirá esta semana por la retribución de la textil