Asufin ha denunciado que las tarjetas de crédito diferido, que tienen un funcionamiento similar al de las revolving, alcanzan intereses cercanos al 20% y ha elaborado una serie de propuestas dirigidas a la Comisión Europea para que regule estas tarjetas en la futura directiva de crédito al consumo.