Las empresas trasladaron, en promedio, a sus precios de venta una parte «sustancial» del aumento de sus costes de producción en 2022, aunque no de manera igualitaria, pues en algunos sectores esta traslación al alza «habría sido más lenta».