Bank of America (BofA) ha disparado casi un 32% su precio objetivo para Repsol y lo ha elevado hasta los 19,1 euros por acción, frente a los 14,5 euros anteriores, al considerar que la subida de los títulos «apenas ha comenzado».