El Grupo BBVA obtuvo un resultado atribuido de 1.651 millones de euros durante el primer trimestre de este año, lo que supone un incremento del 36,4% a tipos de cambio corrientes y del 41% en euros constantes, gracias al crecimiento de los ingresos, impulsados por el dinamismo de la actividad (+10,6%) y a la mejora de los indicadores de riesgo.