BBVA ha informado de la implantación definitiva de un modelo híbrido de trabajo presencial y en remoto, una medida que implica que los empleados puedan teletrabajar hasta el 40% de su tiempo «siempre que sea posible en función de la naturaleza del puesto».