BBVA considera que el sector financiero privado está en condiciones de acelerar la transición energética en el mundo aportando la «ingente» cantidad de fondos que se necesitan para financiarla, además de acompañando y asesorando a las empresas en este proceso.