El Gobierno federal de Bélgica ha dado luz verde en la madrugada del lunes a la reforma para modernizar el mercado laboral que permitirá concentrar las horas de la semana laboral de cinco a cuatro días y flexibilizar los horarios de los trabajadores.