El final de la compra de vehículos de combustión en la Unión Europea (UE), fijado para 2035, supone una decisión «acertada» y una transformación industrial «enorme» para la región, según el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, para quien el sector debería liderar la exportación de estos automóviles hacia otras partes del mundo, puesto que se prevé que en 2050 el 70% de los coches aún serán de combustión.

Generated by Feedzy