La Comisión Europea ha enviado este lunes a la Apple un pliegue de cargos en el que acusa formalmente a la compañía estadounidense de abuso de posición dominante por limitar a la tecnología inalámbrica NFC las posibilidades para el pago sin contacto ‘Tap to Pay’, lo que en la práctica supone restringir la competencia para favorecer a su servicio de pago Apple Pay.