La Comisión Europea ha cerrado este jueves la investigación abierta a Qatar Energy y otros importadores europeos de gas, tras concluir que no limitaban el flujo libre de gas en la UE y que por tanto no incurría en prácticas antimonopolio.