La Comisión Europea ha abierto un procedimiento de infracción contra España por no haber trasladado adecuadamente a su legislación una nueva norma para facilitar la movilidad de trabajadores de profesiones reguladas, al garantizar que los requisitos que se exigen son necesarios y equilibrados.