La Comisión Europea ultima una propuesta para redirigir a Ucrania los fondos obtenidos de la confiscación de bienes a ciudadanos o entidades rusas en la Unión Europea que hayan intentado sortear la congelación de haberes que les impone el bloque comunitario por dar apoyo al régimen de Vladimir Putin en su invasión.