CaixaBank Research ha estimado que el impacto del encarecimiento de la energía podría restar 0,5 puntos porcentuales al crecimiento anual de la economía española.