El banco francés Crédit Agricole estima que su exposición a Rusia y Ucrania supone aproximadamente el 0,6% de la cartera total de préstamos de la entidad, lo que equivale a una cifra de alrededor de 6.000 millones de euros.