Credit Suisse registró pérdidas de 273 millones de francos suizos (266 millones de euros) en el primer trimestre de 2022, ampliando los ‘números rojos’ de 252 millones de francos suizos (246 millones de euros) del mismo periodo del año anterior, como consecuencia del impacto adverso por la situación en Rusia y el incremento de provisiones por litigios.