Credit Suisse espera registrar pérdidas al cierre del primer trimestre de 2022, cuyos resultados hará públicos la próxima semana, como consecuencia del impacto adverso de las mayores provisiones legales asumidas por el banco suizo, así como por el efecto de su exposición al mercado ruso.