El 45% de los profesionales españoles estaría dispuesto a renunciar a su trabajo si no le permitiera disfrutar de su vida personal, según un estudio de la empresa de recursos humanos Randstad sobre qué es lo que más valoran los profesionales en un empleo.