El 83% de las empresas españolas consideran necesaria una reforma fiscal empresarial y un 74,4% cree que debería orientarse hacia la reducción de los costes de contratación, según datos del Observatorio de la Competitividad Empresarial de la Cámara de Comercio de España.