Una de cada cinco se ha visto perjudicada por las sanciones a Rusia y la mayoría de directivos considera que la inflación es la principal amenaza