Los inquilinos a los que les toque la revisión anual de su contrato de arrendamiento en febrero verán aumentar su alquiler mensual en unos 51 euros de media durante el próximo año debido a la subida del IPC hasta el 7,4%, según un estudio realizado por idealista que toma como referencia una vivienda tipo piso de dos dormitorios.