El Banco de España ha apreciado una cierta estabilización en el tipo de interés en los préstamos hipotecarios a tipo fijo durante el año 2021 y el inicio del 2022, tras la tendencia descendente de los ejercicios 2019 y 2020.