El Banco de España exigirá a los proveedores de servicios de pago y a los operadores de sistemas de pago más información sobre pagos, incluyendo información estadística sobre operaciones de fraude detectadas con medios de pago, que deberá enviarse al organismo a partir del primer trimestre de 2022.