El Banco de Japón (BoJ) ha decidido mantener sin cambios su política monetaria, a pesar de la volatilidad relacionada con la incertidumbre provocada por la guerra en Ucrania, así como por la evolución de la pandemia de Covid-19, según ha comunicado este viernes la institución en un comunicado.