La economía rusa se enfrenta a un periodo «difícil» de cambios estructurales en el que las sanciones impuestas, que inicialmente impactaron sobre el sector financiero, comenzarán a afectar cada vez más a la economía real, según ha advertido la gobernadora del Banco de Rusia, Elvira Nabiullina.