El Banco de Rusia ha decidido recortar en 300 puntos básicos el tipo de interés de referencia, que se situará así desde el 11 de abril en el 17%, en respuesta a las «complicadas» condiciones externas para la economía rusa y a que los riesgos para la estabilidad financiera del país «han dejado de aumentar por el momento».