El Banco Central Europeo (BCE) ha establecido una línea de ‘swap’ para proporcionar liquidez en euros a las instituciones financieras de Polonia, además de renovar las líneas bilaterales con los bancos centrales de Hungría, Albania, Macedonia del Norte y San Marino, con el objetivo de evitar efectos indirectos en los mercados derivados de la invasión de Ucrania.