El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido dejar sin cambios todos los instrumentos de política monetaria, manteniendo así la hoja de ruta que modificó en marzo, aunque como novedad ha subrayado que las futuras decisiones de política monetaria se realizarán con «opcionalidad, gradualismo y flexibilidad».