La cotización de los contratos de futuros del barril de Brent, de referencia para Europa, se ha disparado un 6,5% este jueves tras el inicio de los ataques de Rusia a Ucrania, llegando así hasta los 103,15 dólares, su mayor nivel registrado desde agosto de 2014.