El Bundesbank, el banco central de Alemania, no contempla un escenario de estanflación, con fuertes subidas de los precios y estancamiento de la actividad económica, a pesar del impacto adverso derivado de la guerra en Ucrania, según ha señalado el presidente de la entidad, Joachim Nagel.