El banco chipriota RCB, en el que el ruso VTB controlaba hasta el pasado mes de febrero un 46,29%, ha tomado la decisión de abandonar el negocio de banca para transformarse en una sociedad regulada de gestión de activos como consecuencia de la situación geopolítica derivada de la invasión de Ucrania.