El coste por hora trabajada aumentó un 1,2% en el cuarto trimestre de 2020 respecto al mismo periodo de 2020, ampliando en un punto su crecimiento respecto al trimestre anterior, debido a la menor incidencia de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), lo que propició un aumento del coste salarial, según los datos provisionales del Índice de Coste Laboral Armonizado (ICLA) publicados este jueves por el Instituto Nacional de Estadística (INE).