El déficit de tarifa provisional del sistema eléctrico, que se produce porque los costes reconocidos de la actividad regulada son superiores a los ingresos obtenidos a través de los peajes, se situó en los 295,8 millones de euros en la duodécima liquidación del año pasado, correspondiente al mes de diciembre, según informó la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC).