Barcelona fue la provincia donde mayor esfuerzo tuvieron que hacer los ciudadanos para pagar el alquiler, con un 48,7% de los ingresos