El Estado italiano se convertirá en el mayor accionista de la empresa española Ilsa, que comenzará a competir con Renfe y Ouigo en la alta velocidad a partir del segundo semestre de 2022 bajo la marca comercial Iryo, una vez concluya la venta por parte del otro accionista, la valenciana Air Nostrum, de un 25% de la empresa a Globalvía.