El cierre total y prolongado del flujo de gas ruso hacia la Unión Europea (UE) tendría un efecto desigual entre los países del bloque, que podría llegar a suponer hasta seis puntos del PIB en el caso de las economías del centro y este de Europa, más dependientes del suministro procedente de Rusia, mientras que en el caso de España el impacto rondaría el punto porcentual, según las estimaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Generated by Feedzy