El Gobierno ha acordado con las principales organizaciones empresariales del sector del transporte una bonificación para el pago de los carburantes de 500 millones de euros a partir del 1 de abril, con el fin de compensar el impacto que la subida del petróleo está ocasionando en los transportistas.