El Gobierno remitirá a Bruselas esta semana el Programa de Estabilidad 2022-2025 que incluirá el escenario fiscal a medio plazo y la actualización del cuadro macroeconómico con la ya anunciada revisión a la baja de las previsiones para el PIB en 2022, en un contexto de elevada incertidumbre ante el impacto de la guerra en Ucrania y la escalada de precios.