Azpiazu rechaza tener una visión «catastrofista» con una previsión de crecimiento «sólido» en Euskadi del 4,5%, que permitirá generar empleo