El Ibex 35 intensificaba al mediodía de este viernes las caídas de la apertura al 1,3%, hasta situarse en los 11.019,3 puntos, por la presión bajista de los valores bancarios y en una jornada en la que tiene lugar la segunda ‘cuádruple hora bruja’ del año, fenómeno que suele causar una elevada volatilidad en los mercados.