El Ibex 35 ha cambiado de signo y ha cerrado finalmente con una caída del 0,77% lo que le ha llevado a perder la cota de los 8.500 enteros, siguiendo las caídas que se están registrando actualmente en los principales índices estadounidenses, como el Nasdaq, que pierde en torno a un 5%.