El impacto directo de la pérdida de ingresos derivada de la crisis de Ucrania es mínimo para la mayoría de las empresas automovilísticas, según un análisis realizado por Stefan-Günter Bauknecht, gestor de cartera de valores de DWS.