El magnate ruso Mikhail Fridman, dueño de los supermercados Dia a través de su vehículo inversor LetterOne, ha expresado su «profunda» tristeza por la guerra de Ucrania y su deseo de que se detenga el «derramamiento de sangre».