Las ventas de automóviles en el conjunto de Europa experimentaron un retroceso del 10,6% en los tres primeros meses del ejercicio actual, con un volumen de 2,75 millones de unidades, según datos de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA).