El mercado londinense de futuros de materias primas London Metal Exchange (LME) ha decidido mantener en suspenso hasta nuevo aviso la negociación de contratos sobre níquel, que interrumpió el pasado martes como consecuencia de la subida sin precedentes de los precios a raíz de la situación en Rusia y Ucrania.