El Parlamento Europeo ha aprobado este miércoles una resolución en la que solicita al Banco Central Europeo (BCE) que se abstenga de subir los tipos de interés de «forma apresurada» y recortar los programas de compra de activos.