El crecimiento de la actividad de las fábricas españolas perdió ímpetu durante el mes de marzo, después de que a los problemas de la cadena de suministro se sumaran las dificultades relacionadas con la guerra en Ucrania y el paro de los transportistas, lo que provocó que el índice de gestores de compra (PMI) del sector manufacturero bajara a 54,2 puntos desde los 56,9 del mes anterior, su peor lectura en más de un año.