El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ha decidido impedir los pagos del Gobierno ruso de la deuda en dólares a través de cuentas en entidades estadounidenses, lo que puede dificultar aún más a Rusia eludir el impago de su deuda soberana y arrastrar al país a su primer ‘default’ en moneda extranjera desde 1918.